Press "Enter" to skip to content

Retobloggers o retrobloggers, un viaje en el tiempo

Yo soy un poquito exagerada y cuando supe de esto del retobloggers me dije que lo iba a hacer hasta la última consecuencia. Por si no lo sabes, el #retobloggers ha sido una propuesta de Pqno Handmade designs que nos ha retado a los blogueros y blogueras a pasar un día sin redes sociales (el pasado 1 de marzo).

En las bases se especificaba que no se podía tocar Twitter ni Facebook ni Instagram pero yo decidí llevarlo al siguiente nivel.

Como  Youtube y los blogs se pueden considerar redes sociales decidí no tener actividad tampoco en ninguna de estas plataformas.

Por lo tanto ni siquiera abrí el blog, los comentarios los moderé y respondí al día siguiente (creo que tampoco pasa nada por perder la inmediatez a la que estamos acostumbrados) y, aunque tenía pensado seguir la lectura de un libro que tengo a medias desde hace tiempo, la verdad es que no lo hice, jajaja.

¿Qué hice entonces? Bueno, la cuestión es que tenía que ir al hospital a hacerme las correas o monitores y aunque pensé que iríamos rápido (hacía tiempo que no me presentaba por ahí), la verdad es que estuvimos unas dos horas.

Durante los ratos de espera sí que tuve el acto reflejo de coger el móvil para pasar el rato, sin embargo había tomado la precaución de desconectar el wifi y los datos móviles, así que en cuanto me daba cuenta lo dejaba en el bolso y tan tranquila.

Otra cosa que hice fue vestir la cuna de Pingüinito. Era algo que tenía pendiente porque hasta hace muy poco ni siquiera habíamos comprado la ropa de cuna, pero ahora ya no tiene excusa para nacer, ¡si es que lo tiene todo preparado!

Hasta terminé de arreglar la canastilla que hemos dejado en el maletero del coche para no tener que subirla y bajarla varias veces en caso de que haya falsas alarmas.

La cuna de Pingüinito
¡Pingüinito, ya tienes cuna! Así que no te preocupes, ¡ya puedes salir!

Después de comer decidí dedicar la tarde a nuestros perros, ya que últimamente tienen comportamientos algo raros (parece que se huelen la llegada de Pingüinito y eso les altera) y creo que las atenciones que recibieron les relajaron un poco y se les pasó el mal rollo de haber pasado un buen rato solos.

En cuanto Papá Pingu llegó del trabajo nos pusimos a jugar en línea a 7 Days to Die (es un juego estilo sandbox en el que tienes que sobrevivir en pleno apocalipsis zombie). Es algo que solemos reservar para los fines de semana pero nos dimos el lujo y nos lo pasamos genial 🙂

Yo creo que el retobloggers también se podría llamar retrobloggers, ya que para mi ha sido como un viaje a un pasado no tan lejano, aquél en el que no existían las redes sociales.

Como conclusión, creo que la experiencia ha sido muy positiva para los que hemos participado, y para muestra un botón:

Si pasas por twitter con el hashtag #retobloggers podrás encontrar más experiencias de otros blogueros.

¡Ahora solo queda saber quien tiene premio y quien no! Pero hasta mañana no hay veredicto así que, ¡paciencia! Que si hemos esperado un día para usar las RRSS, podemos esperar otro para saber si nos ha tocado 🙂

Entradas relacionadas:

2 Comentarios

    • Jajaja, es cierto, pero el truco es que tampoco hice nada relacionado con el blog 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *