Press "Enter" to skip to content

¡Vete a la mierda!

No tienes ni puta idea de lo sano que es mandar a la mierda. Hay momentos en la vida en los que, por mucho que los demás hagan, deshagan, comenten y aconsejen, lo más saludable es mandarlos a tomar por culo.

Sí, hoy no me corto, así que mojigatos y mojigatas, ya podéis ir abandonando la sala que estoy suelta y no me voy a morder la lengua.

Últimamente me he planteado muy seriamente esto de mandar a la mierda. Y lo he hecho, aunque luego me han puesto a parir, claro. Pero, ¿y a lo gusto que me he quedado? Porque eso es lo importante, que me he quedado de puta madre.

Madresfera es una secta
¡A tomar por culo!

Y, ¿sabes qué pasa cuando te metes conmigo? Que igual te aguanto una tontería, dos o tres porque soy muy educada aunque ahora no lo parezca, pero como estoy harta de que me tomen el pelo, no tengo problema en decir hasta aquí cuando es el momento.

Antes de ponerme en modo mandar a la mierda, he aguantado tanta ídem y me he mordido tanto la lengua que como ahora vea que algo no me gusta no me corto un pelo.

Así que sigue con tus indirectas, sigue juzgándome por ser auténtica, libre y sincera, por tener los valores que no tenéis, por no dejarme engañar con ilusiones que se desvanecen por momentos, por tener la coherencia que te falta.

Madresfera es una secta
Que te jodan

¿No te mola que no comulgue con las ideas vacías de vuestra secta? Qué pena… Pero lo siento mucho, pero por ti, porque o bien te han comido la olla o bien la comes tu a los demás. Qué vida más triste, de verdad…

Seguid, seguid con lo vuestro que ya veréis como me divierto, porque ya no me callo ni una. Y podéis no publicar mis comentarios pero no podéis hacer que me calle la boca. Por que otra cosa no seré, pero a valiente te apuesto lo que quieras que no me ganas.

Y cuando cierre este blog en breve, porque me he cansado de ser vista solo como madre, que para ser madre ya tengo a mi hijo, puedes seguir poniéndome a parir, creyéndote lo más, sí tu, influencer de medio pelo 😉

Solo te doy un consejo… De mi solo encontrarás sinceridad, no te gustará lo que digo pero voy de cara, eso sí, cuando estés en ese ambiente de tanto buen rollo y tantos besuqueos y cuanto nos queremos… Vigila bien tus espaldas porque los puñales van que vuelan.

Entradas relacionadas:

¿Te atreves a escribir el primer comentario?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *