Press "Enter" to skip to content

¡Qué manía con el dichoso peso!

scale-403585_1280
Si no te puedes engordar durante el embarazo, ¡ya me dirás cuando!

Vivimos en una sociedad en la que cada tontería nos obsesiona. Ve al tercer mundo a preguntar si alguien ve mal que una embarazada engorde. O construye una máquina del tiempo y pregunta en las cuevas de los neandertales.

Es cierto que estar como una foca la obesidad es un problema pero, sinceramente, creo que se está exagerando mucho el tema de la vida sana, el contar calorías y tener la obligación de quemarlo todo en el gimnasio.

En mi caso en particular un año antes de quedarme embarazada dejé de fumar. No fue fácil, y sí, engordé. Y la verdad es que pasado un tiempo me puse a dieta para perder esos quilos de más, pero me quedé embarazada y al ser una dieta muy estricta la dejé.

Eso no significa que me empezara a alimentar solo de comida basura y repostería. Solo que dejé de obsesionarme con el peso y miré de alimentarme correctamente para que Pingüinito recibiera todos los nutrientes necesarios.

La bronca en la consulta

Y mi cuerpo, que de natural coge peso con mirar una pizza, empezó a engordar otra vez. Y entonces vino la temida bronca. La bronca del médico que me hizo llorar.

La verdad es que más que una bronca fue una leve reprimenda, sin embargo con todas esas hormonas revoloteando por ahí, me sentó como una patada.

Porque me sentí impotente. Si estuviese todo el día comiendo en el sofá pues lo entendería. Pero es que no es así. Yo soy la primera que se alimenta con lo más saludable que puedo y además salgo a andar dándome caña, ya que por una lesión no puedo hacer otro tipo de ejercicio.

Lo que me jode revienta es la impotencia, el sentirme incomprendida por el personal médico. Y si mi cuerpo coge quilos durante el embarazo, me planteo que quizá es porque debería ser así. Quizá es que las embarazadas tenemos tendencia a engordar. Y mientras no cometamos excesos, quizá es como debería ser.

Y si debo perder peso, quizá es una vez haya parido. Si debo seguir una dieta estricta, quizá es tras la lactancia.

Pero para empezar, sería necesario que los médicos nos vieran de una manera más humana, y no como un saco de x quilos. Porque no estaría de más que, ante todo, me felicitaran por haber dejado de fumar. Y luego ya se preocuparan por el resto.

Entradas relacionadas:

4 Comentarios

  1. Si te sirve de consuelo yo también engordé al dejar de fumar. La primera vez que lo dejé también cogí algún kilo 🙁

    • Ya sabes que mal de muchos… Pero por lo menos me siento algo más comprendida. Gracias por comentar, un abrazo!

  2. Si sabía yo que esto nos pasa a muchas! Es que a veces son realmente insensibles, y yo no había pasado en la vida de los 50 kg, pero también dejé de fumar un par de años antes de estar embarazada y me engordé como 15 Kg, de los que perdí 10 antes de quedarme embarazada. Yo como has leído llegó un momento que tanta dieta me desembocó en una anemia que arrastré hasta el momento de parir, así que ya ves para que sirve tanta obsesión…Y ahora el enano tiene 18 meses(casi 19) y seguimos con la lactancia…El viernes pasado fui al médico y tengo diástasis abdominal (tengo la barriga de preñada aún) pero como bien me ha dicho, no puedo hacer dieta, ni debo hacer ejercicio o se me abrirán más los abdominales. Así que toca ir al fisio, y esperar que el colegui quiera espaciar un poco las tomas que llevamos unas semanitas que parece un recién nacido, a ver si me baja la regla…En fín que me enrollo!! Otro día escribiré sobre la diástasis! Un besitooo!!

    • Me encantará leerte cuando lo escribas 🙂

      Mucha gente piensa que después de parir ya te quedas estupenda, porque se fijan en las famosas que salen del quirófano hasta mejor que antes del embarazo. Hay que derribar muchos tópicos 😉

      ¡Mucho ánimo! Besotes 😘😘😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *