Press "Enter" to skip to content

Menú postparto: embutidos y dulces a tutiplén

Durante el embarazo hay que cuidar mucho la alimentación. Por el riesgo a toxoplasmosis hay que hacer muy bien la carne y no comer embutidos que no hayan sido cocinados.

En el caso de los embutidos normalmente las embarazadas quieren comer jamón, pero en mi caso lo que más echo de menos es el fuet y en segundo lugar el chorizo 😉

Por otro lado en mi caso estoy sufriendo diabetes gestacional, lo que hace que mi dieta sea algo más estricta. La verdad es que no llego a pasarlo mal con mi alimentación, excepto en momentos puntuales en los que mataría por un dulce.

Por suerte me queda poco tiempo para parir (mañana empiezo la semana 39), sin embargo esos deseos de comer lo que no debería cada vez son más fuertes.

Supongo que me había hecho ilusiones de que Pingüinito saldría ya (desde la semana 36 en la que expulsé el tapón mucoso estoy en vilo) y cada día que pasa se me hace más cuesta arriba.

Ayer precisamente se me antojaron donuts. No sé porqué, parecía que ayer fuese el día de los antojos imposibles en twitter, como si el día de la mujer nos diera ansiedad por productos contrarios a nuestra salud o algo…

En fin, que la cosa degeneró de la siguiente manera:

Y bueno, pues ¿por qué no hacerlo?

Así que aquí está mi menú postparto al que voy a dar la misma importancia o más que al plan de parto, jajaja (no sé, quizá lo ponga como anexo).

menú postparto
Menú postparto

Vale, ya sé que de sano no tiene nada… Pero prometo que si puedo comer esto una vez haya parido, ¡el resto de días me portaré bien! 😀

Vamos, confiesa… ¿A que tu también te apuntarías a comer lo mismo?

Entradas relacionadas:

4 Comentarios

  1. Mamá pingüino Mamá pingüino

    Jajaja, me meo con tu menú. Oye, chocolate en todas las comidas. Yo la verdad es que tras el parto no tuve mucha hambre. No sé cómo te irá a ti! Eso sí, al llegar a casa tenía una lista de bocadillos de cosas que no podía comer y que fui haciéndome poco a poco porque a mí no me dio tampoco por congelar los embutidos. Venga guapa! Que te queda poquito!

    • Jajaja, yo por pedir que no quede, que si luego no tengo hambre pido que me lo guarden para el día siguiente 😀

      ¡Sí! Estoy obsesionada con el chocolate, jajaja

      ¡Gracias por los ánimos! 😘

  2. Jajajaa acabo de leer el post indagando por tu blog.

    Madre mía ers igual que yo, yo no echaba de menos el jamón yo lo que quería era chorizo y choped de lata jajaja Madre de dios, yo no tuve diabetes gestacional, bueno si la tuve pero mi matrona me mando las pruebas demasiado tarde y el ginecologo me dijo que para lo que me quedaba en el convento me cagara dentro jajajajaja Así que no, de todos modos perdí 14 kilos en el embarazo, a mí me vino estupendo, eso sí las ganas de comer de todo lo que no podía era un horror, y es qu ea mí me daba demasiado miedo.

    • ¡Ala! Que fuerte lo de los diagnósticos tardíos, para eso ya ni que te lo miren jajaja

      Pues sí, a mi el embarazo me creó obsesión por todo lo que no podía comer, ¡pero es que no podía comer casi nada!

      Y qué envidia me das con lo de perder 14 kg, yo engordé el doble jajaja. Pero bueno, mejor para ti 🙂

      ¡Un besote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *