Press "Enter" to skip to content

Hambre canina

sandwich-608472_1280
Me hubiese comido 3 de estos

El otro día me desperté a las 5 de la mañana con un hambre descomunal. Era algo muy visceral que revestía de gran urgencia. No había otra opción: tenía que comer algo. No entendía porqué, ya que había cenado bien, de hecho más de lo habitual, así que mientras me comía un bocadillo de atún me puse a buscar en internet alguna explicación.

Pues resulta que el fenómeno tiene un nombre: hambre canina del embarazo. Bueno, por lo menos ahora entiendo un poco mejor a mis perros y su obsesión por la comida.

Pero si hay algo que me resultó desagradable es la explicación que daba un supuesto doctor: es algo psicológico. No es la primera vez que me encuentro con este tipo de explicaciones de doctores respecto a fenómenos relacionados con el embarazo. De hecho en el primer trimestre sufría de nauseas contínuas y buscando información por internet también di con la misma explicación: todo esto reside en la psique de la embarazada. Que casualidad que tantas embarazadas compartamos los mismos problemas psicológicos.

Pero es que a mi en esos momentos de lo que me dan ganas es de darle una patada en los huevos la entrepierna al doctor de turno y decirle: “No te quejes que no sientes dolor en realidad, esto es algo completamente psicológico”.

Menos mal que cada vez hay menos doctores de estos, pero creo que el embarazo y el parto aún necesitan de profesionales con mucho más tacto e interés por el origen real de las molestias que sufrimos muchas embarazadas.

Entradas relacionadas:

2 Comentarios

  1. Yo diría que la moraleja es que no hay que buscar cosas en Internet porque todo o es psicológico o es un cáncer 😳

  2. Jajaja cierto, cierto, ¡pero es inevitable! Google está demasiado al alcance jaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *